¿Cómo saber si mi gata está embarazada?

Cómo saber si mi gata está embarazadaTu gata puede quedarse embarazada varias veces al año porque antes de su primer año (entre los 6 y 9 meses), puede entrar en “celo” o periodo fértil. Durante el celo, la gata estará más inquieta y maullará más fuerte. Con algunos descansos, el celo puede prolongarse durante meses

No es recomendable que el embarazo de la gata se produzca a edad temprana porque sería peligroso para ella. Y si además no deseas que tenga gatitos, esterilízala antes del primer celo (consulta con el veterinario).

El tiempo de embarazo de tu gata puede durar, aproximadamente, entre 60 y 67 días y son varios los síntomas que pueden indicarte que está embarazada. Aunque durante los primeros días no notes mucho, a partir de la tercera semana comenzarás a apreciar algunas señales y deberás acudir con tu gata al veterinario.

¿Cómo saber si mi gata está gorda o embarazada?

No es lo mismo que tu gata esté gorda a que esté embarazada. Si está gorda, lo único que apreciarás será eso, la verás más rellenita, pero si está embarazada, notarás otras señales. También, el veterinario con una ecografía del vientre de tu gata afirmará el embarazo.

Algunos de los síntomas que pueden avisarte de que tu gata está embarazada son:

  • Sus mamas están más rosadas y los pezones han aumentado de tamaño.
  • Está intranquila.
  • Tiene nauseas matinales y/o vómitos. Come menos.
  • Habrá momentos en los que se mostrará más cariñosa que de costumbre y ronroneará más, aunque también puede que suceda lo contrario.
  • Buscará una zona tranquila de la casa para pasar más tiempo y dormir más.
  • Poco a poco, comenzará a aumentar su vientre. Durante el embarazo tu gata aumentará de peso, aproximadamente, 2 kg.

La alimentación durante la gestación de tu gata

Si tu gata está embarazada, deberás aumentar las proteínas y calorías de su alimentación. Y es que necesitará un alimento que contenga más nutrientes, algo esencial para su embarazo (consulta con el veterinario). Hay comida preparada y adecuada para gatas gestantes y para la época de lactancia.

A medida que vaya transcurriendo el tiempo de embarazo, el apetito de tu gata aumentará y consumirá más alimento.

¿Cómo saber cuánto tiempo de embarazo tiene mi gata?

La mejor forma de confirmar que tu gata está embarazada y cuánto tiempo de embarazo tiene es acudiendo al veterinario. También, a partir de la tercera o cuarta semana, puedes fijarte en que sus mamas están más rosadas y han aumentado de tamaño, o que tiene náuseas por los cambios hormonales y los que se están produciendo en su útero.

Nota: Estos datos no son totalmente seguros para conocer el tiempo de embarazo porque no en todas las gatas aparecen síntomas los mismos días.

Etapas del embarazo de una gata

  • El embarazo comenzará cuando los espermatozoides alcancen los óvulos de la gata y cinco días después iniciarán su viaje hacia el útero donde se fijarán a sus paredes (alrededor del día doce o trece, aproximadamente).
  • Alrededor del día veinte de gestación, los corazones de los embriones comenzarán a latir (suelen nacer entre 4 y 6 gatitos).
  • Sobre la cuarta y quinta semana de gestación suelen aparecer las náuseas y el aumento de las mamas.
  • Durante los siguientes días, la sexta semana, los embriones ya convertidos en fetos seguirán creciendo (ya pueden medir alrededor de 8 cm y pesar 66 gr, aproximadamente).
  • Durante las dos semanas siguientes, séptima y octava, los gatitos continuarán su crecimiento hasta alcanzar los 10 cm de largo y un peso de 80 gr.
  • Durante la novena semana puede iniciarse el parto, aunque también puede retrasarse un poco más (los gatitos al nacer pesan alrededor de 100 gramos y miden 10 cm o algo más).

El embarazo durará algo más de dos meses y aunque tu gata se ocupará del parto, cuando llegue el momento procura que disponga de un lugar tranquilo y aislado (permanece a su lado por si surge alguna complicación). Tranquilízala con palabras dulces y caricias.

Si el parto de tu gata se retrasa más de 70 días, acude al veterinario para que compruebe si ha surgido algún problema.

Signos de que el parto de tu gata va a producirse

Cuando el parto esté cerca, puede que notes estas señales:

  • Tu gata deja de comer.
  • Esta inquieta y busca un lugar aislado y tranquilo para preparar su nido. Prepara una caja o cama con toallas para que se tumbe. Ten a su disposición agua y comida.
  • Entre 12 y 24 horas antes del nacimiento de los gatitos, la temperatura corporal de tu gata descenderá por debajo de los 38 grados.
  • Cuando vaya a tener lugar el parto, tu gata puede mostrarse inquieta, maullará (puede que esté pidiendo que la acompañes) y se lamerá la vulva.
  • En el momento del parto, expulsará un tapón mucoso de color blanquecino o amarillento. Si la secreción que expulsa es espesa, negra o hay sangre en ella, llama al veterinario.
  • Tu gata tendrá contracciones abdominales cada pocos minutos y, poco a poco, comenzarán a llegar los gatitos aunque puede pasar más de una hora entre el nacimiento de uno y otro (la gata lamerá a cada gatito que nazca para limpiarlo y estimular su respiración).

Cómo ayudar a una gata a dar a luz

El parto de una gata suele durar entre 2 y 5 horas, aunque puede alargarse más. Si ves que la gata hace esfuerzos para que salgan los gatitos y no salen, llama rápidamente al veterinario. Lo más adecuado es que antes pidas consejo para saber cómo actuar si tienes que ayudar en el nacimiento de los gatitos, pero no intervengas si no es necesario.

  • Al nacer el gatito, la madre romperá la fina membrana que lo rodea o saco amniótico y lo limpiará. Ten las manos limpias y si tu gata no abre el envoltorio que rodea al gatito, ayúdala y rómpelo suavemente con una toalla. A continuación, limpia con suavidad la boca y la nariz del gatito. Después, con suavidad, sécalo a contrapelo con un paño seco y limpio y masajéalo con otro paño que esté caliente.
  • Después del nacimiento de los gatitos, la gata se comerá alguna de las placentas. Es algo normal y bueno para ella ya que tienen muchos nutrientes.
  • La gata tendrá que expulsar una placenta por cada gatito. En el caso de no tener la certeza de que ha expulsado todas las placentas, llama al veterinario.
  • Si la madre no corta con los dientes el cordón umbilical del gatito, tendrás que ayudarla una vez que haya expulsado la placenta. Con las manos limpias, ata un hilo dental que antes habrás limpiado con alcohol a 5 cm, aproximadamente, del cuerpo del gatito (más cerca sería peligroso) y ata otro nudo a 2 cm de distancia del anterior. Después corta entre los dos nudos con una tijera desinfectada en alcohol. Una vez cortado, no dejes largos los extremos del hilo porque la gata podría masticarlos y tragarlos. Si pasan cuatro horas y aún queda algún gatito por nacer, llama al veterinario. También si alguno de ellos queda atascado en el intento de nacer.
  • Si ves que no lo hacen, guía a los gatitos hacia las mamas de su madre para que se alimenten. Si la gata ha recibido refuerzos de las vacunas antes de quedarse embarazada, procura que así sea, durante los primeros días de lactancia transmitirá su inmunidad a los gatitos.

Complicaciones durante la gestación

Las complicaciones son poco frecuentes durante la gestación de una gata, pero la pérdida vaginal de sangre podría derivar en un parto prematuro y necesitar una cesárea (consulta con el veterinario).

Otra complicación que podría surgir es que la gata haga esfuerzos y no lleguen los gatitos. Si esto sucede, llama al veterinario.

¿Cómo cuidar a una gata embarazada?

Si tu gata está embarazada, no necesitará cuidados extraordinarios y podrás seguir jugando con ella aunque con movimientos más suaves.

Si presenta cualquier problema de salud durante la gestación, consulta con el veterinario y no le des, para evitar malformaciones en los fetos, medicamentos por tu cuenta.

Aunque esté embarazada, tu gata deberá ser desparasitada interna y externamente (el veterinario te indicará cuál es el producto más adecuado en su estado). También, como hemos mencionado más arriba, tendrás que enriquecer su dieta con un pienso de gran calidad.

Si durante el transcurso del embarazo observas que cambian los síntomas, que tu gata no se siente bien, o que deja de crecer su vientre, llévala rápidamente al veterinario.

Artículos relacionados:

Join The Discussion