Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Tortugas de agua dulce: cómo cuidar, qué comen y acuarios

Las tortugas de agua dulce

Las tortugas de agua dulceAunque las tortugas no son animales con los que podamos interactuar de forma muy activa, son ideales para que los niños aprendan a ser responsables.

Es importante estar al tanto de sus necesidades para que las tortugas permanezcan saludables. Te damos algunos principios básicos para que sepas cómo cuidar adecuadamente a tu tortuga de agua.

La tortuga acuática es una mascota a la que se le debe adaptar un espacio artificial similar a su entorno natural. Necesita un acuario con la temperatura ideal.

La tortuga se alimenta de plantas, carne y diversos insectos acuáticos.

Cómo cuidar a una tortuga de agua

El acuario para tortugas de agua

Deberás elegir un acuario lo suficientemente grande para que la tortuga (mejor si son dos) se sienta cómoda. Debes tener en cuenta el hecho de que crecerá. Dentro del acuario prepararás una zona sin agua para que la tortuga pueda descansar y tomar el sol.

El acuario deberá ser lo suficientemente profundo para que el animal pueda nadar cómodamente.

Trata de colocarlo en un área de la casa donde la tortuga reciba la luz del sol (lo necesita para sus huesos y su caparazón). Si esto no es posible, compra lámparas que reproduzcan la luz del sol. Es esencial para que la tortuga crezca sana.

Al igual que los peces, las tortugas requieren que el agua tenga una temperatura entre los 26 y 28 grados. También debes asegurarte de que la temperatura de su entorno no baje de los 25 grados (con una lámpara) para evitar que el cambio de temperatura pueda ser demasiado brutal y afecte a su salud a largo plazo.

El agua requiere mucha atención. Por tanto, siempre deberá estar limpia para prevenir enfermedades. Para mantenerla limpia, puedes instalar un filtro o cambiar frecuentemente el agua aunque dependerá de la velocidad con la que la tortuga ensucie su espacio.

Comida para tortugas de agua

Encontrarás alimento especial para tortugas en las tiendas de animales. Sin embargo, se pueden añadir otros alimentos. Recuerda que las tortugas son omnívoras y que es importante no darles alimentos preparados destinados al consumo humano (con sal, especias, etc.)

Tendrás que ser muy cuidadoso con los alimentos para que se adapten a sus necesidades nutricionales.

Las tortugas comen tres veces al día cuando son pequeñas. Las adultas comen menos.

La salud de una tortuga de agua dulce

La salud de las tortugas depende de tres factores: que reciban la luz solar adecuada, se alimenten adecuadamente y que el área se mantenga limpia. La aparición de hongos en la cáscara es un problema común. Para evitarlo se puede verter sal (1/4 taza por cada 19 litros de agua). Consulta con un especialista.

Te puede interesar:  Tortuga como mascota: características y cuidados

Recuerda que las tortugas necesitan atención para crecer sanas.

Cómo saber si tu tortuga es de tierra o de agua

Entre los reptiles, las tortugas son las mascotas más populares. Si has decidido tener una tortuga en casa, infórmate de si es terrestre o acuática. La alimentación y el cuidado que necesita dependerán de ello.

Las especies de tortugas

Pregunta en la tienda cuál es el nombre de la tortuga y la especie a la que pertenece.

Las tortugas más utilizadas como animales de compañía pertenecen a la familia de Testudines., Hay varios tipos (géneros) en esta familia. El más grande es el género Testudo al que pertenece la tortuga mediterránea (Testudo hermanni), la tortuga mora (Testudo graeca), la tortuga mediterránea (Testudo horsfieldii) o la tortuga alineados (Testudo marginata).

También en la familia de Testudines, de género Geochelone, se incluye la tortuga leopardo (Geochelone pardalis) y la lengüeta roja de la tortuga de carbón (Geochelone carbonaria), entre otros.

En cuanto a las tortugas acuáticas, la más famosa es la tipo Trachemys a la que pertenece la tortuga de orejas rojas o tortuga de Florida (Trachemys scripta elegans) y la tortuga (deslizador de vientre amarillo) Amarillo-espigado. También hay muchas tortugas de género Pseudemis. La tortuga de Florida de vientre rojo (Pseudemis nelsoni) es la más famosa.

Ten cuidado porque algunas especies de tortugas, como la tortuga mora (Trachemys Graeca), están protegidos por la ley en muchos países.

Las patas de las tortugas

Debes mirar sus patas para saber si una tortuga es de tierra o de agua.
Las patas de las tortugas acuáticas tienen que facilitar la natación y es por eso que tienen membranas entre las garras de las patas (membranas interdigitales) fáciles de observar a simple vista.

En cambio, las tortugas de tierra no tienen esas membranas. Sus patas tienen forma de tubo y sus garras están poco desarrolladas.

En algunas tortugas acuáticas, las garras no son largas y puntiagudas sino más bien redondeadas y difíciles de detectar a simple vista porque están atrofiadas.

El caparazón de las tortugas

El caparazón también depende del tipo de tortuga ya que se adapta al hábitat del reptil.

Un caparazón suave no opone resistencia y ayuda a las tortugas a que se muevan mejor en el agua. El caparazón de una tortuga de agua es mucho más suave. El de la tortuga de tierra es muy áspero e irregular.

Cómo alimentar a una tortuga de agua

Las tortugas de agua dulce carcteristicasLas tortugas son excelentes mascotas que, al igual que cualquier animal, requieren cuidados y atenciones especiales. La comida es el aspecto que, por lo general, más preocupa a su dueño porque no siempre tiene claro qué tipo de comida debe darle y cómo conseguirla.

Los alimentos comerciales que se pueden encontrar en tiendas especializadas son una excelente alternativa para alimentar a las tortugas acuáticas. Estos alimentos están nutricionalmente equilibrados y proporcionan a la tortuga todo lo que necesita para estar saludable.

Sin embargo, es posible que tu tortuga decida no comer, cosa muy común si ha sido recientemente capturada o no está acostumbrada a este tipo de alimentos. No hay que olvidar que en su estado natural, dependiendo de la especie, son herbívoros u omnívoros.

Te puede interesar:  Tortuga como mascota: características y cuidados

Si tu tortuga no quiere comer la comida comprada en el mercado o mezclada con otros productos naturales, puedes optar por la alternativa que te ofrecemos: los vegetales.

Hay que recordar que a la tortuga le gusta este tipo de comida. Pequeños trozos de lechuga, zanahoria, repollo o pepino se pueden convertir en un delicioso acompañamiento.

Si observas que sólo come verduras e ignora el alimento comercial, es importante que sigas insistiendo ya que, por lo general, lo terminará comiendo después de un tiempo.

Con respecto a la proteína animal, el pescado es una alternativa sencilla y se lo puedes dar a tu tortuga teniendo en cuenta que no debe ser salado.

Evita darle el llamado pescado azul (atún, sardina, salmón) ya que tiene más grasa y engordará a tu tortuga.

Los grillos son también una buena alternativa para alimentar a las tortugas. Llenos de nutrientes y vitaminas, se pueden encontrar fácilmente en las tiendas de animales especializadas en reptiles y representan un plato que las tortugas normalmente anhelan.

La cantidad que le darás depende de la especie y tamaño.
Las larvas también son una buena alternativa para variar la dieta de las tortugas acuáticas. Se encuentran en tiendas especializadas en reptiles.

En general, los pequeños insectos son una buena alternativa para alimentar a las tortugas de agua que les permite variar un poco de la comida comercial típica. Esto evitará, sobre todo, que se aburran del alimento. Se pueden convertir en un banquete para las pequeñas tortugas, las hormigas y arañas que encontremos en el hogar

Se trata de algunas buenas sugerencias. Si tienes alguna duda acerca de la cantidad de alimentos que debes dar a las tortugas acuáticas, lo mejor que puedes hacer es consultar a un especialista.

Cómo cuidar de una tortuga de agua que hiberna

Ciertos animales de sangre fría como las tortugas, y mamíferos como los osos, hibernan durante los meses más fríos del año para protegerse contra las bajas temperaturas y la falta de comida en ese tiempo.

En el caso de las tortugas, todas las especies no hibernan pero sí tienen que prepararse adecuadamente para superar esas semanas sin comida. Ya que no están en su medio natural, es muy importante saber cómo cuidar de ellas para que superen con éxito esa etapa.

Todas las tortugas no hibernan

Todas las especies no hibernan. Cuando compres una tortuga, para que viva sana, es muy importante que conozcas la especie, el tipo de clima al que está habituada y todos sus hábitos.

Las especies de tortugas que hibernan son:

  • El desierto Bolsón.
  • La junta de Florida Trachemys Scripta.
  • La Testudo horsfieldii o Horsfield.
  • El Insculpata Clemmys o madera.
  • El Guttata Clemmys o puntiforme.
  • Las tortugas de caja.
  • Tortuga Ninja.

Si tu tortuga forma parte de una de estas especies, debes informarte de cómo cuidar de ella mientras hiberna.

Al comenzar la hibernación de las tortugas

En su ambiente natural, las tortugas comienzan a hibernar cuando las temperaturas comienzan a descender y están por debajo de los 10 grados. Normalmente, el proceso de hibernación, dependiendo del clima, dura de 3 a 6 meses.

Te puede interesar:  Tortuga como mascota: características y cuidados

El animal se prepara para este proceso y deja de comer tres semanas antes de la hibernación para vaciar completamente sus intestinos (su salud se verá afectada si están llenos).

Cuando las tortugas no deben hibernar

Es importante evitar que las tortugas hibernen en estos casos:

  • Si el animal tiene peso bajo o está enfermo.
  • Si el caparazón está roto o dañado.
  • Si se deshidrata.
  • Si la tortuga tiene un huevo.

En estos casos, si tu tortuga no está saludable, lo mejor que puedes hacer es crear un ambiente en el terrario o acuario similar al del verano para que no se sienta la necesidad de hibernar y puede recuperarse adecuadamente. De lo contrario, morirá.

Cómo cuidar de una tortuga que hiberna

Cuidados Las tortugas de agua dulceAntes de la hibernación, es importante asegurarse de que la tortuga no ha comido durante semanas y no tiene restos de deshechos en sus intestinos. Sumerge a tu tortuga en agua a 30 grados y déjala allí hasta que los expulse.

Una vez que tu mascota esté lista, comenzará el letargo para hibernar. Es necesario tener en cuenta que:

  • La temperatura ideal para tu tortuga está entre los 6 y 10 grados. Por encima de los 10, saldrá de su hibernación.
  • El acuario, terrario o recinto en el que se encuentre el animal, debe estar en un lugar frío y oscuro. Todas las fuentes de calor deben ser eliminadas. Se deberá comprobar la temperatura con regularidad para asegurarse de que es la adecuada.
  • En el caso de las tortugas, el agua debe estar perfectamente limpia antes de que el animal hiberne. Si durante la hibernación la tortuga orina o defeca, tienes que cambiar el agua. Si la tortuga está en una jaula debe, también, estar limpia.
  • Si las tortugas hibernan fuera del agua pueden deshidratarse. Si observas que su piel o su caparazón se secan, sumerge al animal en agua a menos de 10 grados y déjale allí durante unas pocas horas. A continuación, colócala de nuevo en su lugar de hibernación. Haz esto tantas veces como sea necesario.
  • Si la tortuga hiberna en el jardín, por ejemplo, asegúrate de que está en un lugar seguro a salvo de los ataques de los depredadores. Es importante que esté protegida de la lluvia. Comprueba regularmente cómo se encuentra tu mascota para prepararla y colocarla en las condiciones adecuadas para que continúe su hibernación.
  • Cuando las temperaturas comiencen a elevarse y el animal se despierte, restaura su dieta y hábitat.
  • Ante cualquier duda, consulta a un veterinario especializado.

¿Cuáles son los síntomas que me pueden alertar sobre la salud de mi tortuga?

La observación de la tortuga puede ayudar a hacer frente a sus problemas de salud. Una tortuga enferma presenta un comportamiento anormal que se expresa mediante los siguientes síntomas:

  • Lentitud, pérdida de apetito y peso.
  • Fricción desincronizada en el suelo.
  • Ruidos: respiración sibilante, boca entreabierta, sialorrea.
  • Líquido espeso que fluye por las ventanas de su nariz.
  • Diarrea, estreñimiento.
  • Hundimiento de los globos oculares.
  • Ojos llorosos y párpados hinchados.
  • Presencia de manchas rojas debajo de las escamas de los miembros o el caparazón.
  • Reblandecimiento de la cubierta con retraso en el crecimiento.
  • Deformación del caparazón.
[Total:20    Promedio:2.9/5]

Leave a Reply