Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Comida para gatos: la alimentación de los gatos

Las reglas de la alimentación del gato

Comida para gatos

Comida para gatos

La dieta del gato obedece a reglas. Conocerlas servirá para alimentar a tu animal de la mejor manera.

Poco y a menudo

Evitan la obesidad y otros problemas muchas comidas pequeñas en lugar de una grande. Deberás acostumbrar a tu gato desde edad temprana a tomar sus comidas de forma independiente.

Raciones balanceadas

Ajusta la cantidad basándote en el peso de tu gato: por cada kilo de peso, el gato necesita tomar 40-50 gramos de ración. Puedes preparar su comida en casa, con un 50% de carne ligeramente hervida (carne de vaca, caballo, pollo, pescado, etc.), 20% de cereales muy cocidos, 20% de verduras verdes cocidas y suplementos de vitaminas y aceite.

Ten cuidado con los cambios bruscos

Acostumbra gradualmente a tu gato a la nueva comida. No trates de experimentar con nuevos platos y sabores inusuales.

En una buena comida de gato el agua es muy importante

El gato no es un gran bebedor: absorbe la mayor parte de líquido con la comida sin necesidad de beber. Por esta razón, elige una dieta que le proporcione al menos una comida húmeda al día. Pueden servir las sopas preparadas con carne o caldo de verduras enriquecidas con cereales, carne o queso.

No debes darle “sobras”

El gato no es un ser humano y no debe alimentarse como nosotros, o peor, con las sobras. Este hábito se está convirtiendo en una fuente importante de estrés en los animales que se refleja en su trato con la vida familiar. Recuerda que es perjudicial para la salud del gato darle pasteles y otras “delicias”.

Comprueba la temperatura de su comida

Los alimentos cuando se le dan al gato no deben salir de la nevera ni estar demasiado calientes. Lo ideal es una temperatura media similar a la temperatura del cuerpo.

La comida servida, excepto cuando se trata de comida seca, no debe dejarse más de tres o cuatro horas a disposición del gato.

No debes darle dulces

De la dieta del gato se debe eliminar el azúcar y otros dulces. El chocolate, por la teobromina, puede envenenar al gato.

El lugar de la comida del gato

Se debe instalar en un lugar tranquilo y limpio. Nunca coloques su comida en las inmediaciones del lugar que defeca. Tu gato es un animal muy limpio y se negará a comer o hará sus necesidades en otros lugares. Los gatos son muy sensibles a los olores (debemos lavar regularmente sus cuencos).

Hierba para gatos

A algunos gatos les gusta mucho vivir en un apartamento y no les interesa la hierba fresca y verde. Otros, la consumen en lugares secos.

Comida para gato de pelo largo o longitud media

Estos gatos tienen a menudo trastornos digestivos como regurgitación, vómitos o estreñimiento debido a la ingestión de cabello durante el lamido. Si tu gato tiene el pelo largo y sufre de mala digestión, tienes dos soluciones:

  • Darle alimentos especiales que limitan las bolas de pelo en el estómago y facilitan el tránsito.
  • Curarle con suplementos nutricionales que promuevan el transporte y la eliminación de los pelos ingeridos al lamerse.
Te puede interesar:  Comida para gatitos: alimentación de un gato bebe

La transición de la alimentación casera a las croquetas

Procura no cambiar repentinamente a tu gato de la comida húmeda a la seca (croquetas).

Se la administrarás poco a poco durante unos días y comprobarás que bebe lo suficiente. Si el cambio lo realizas de manera abrupta, se pueden producir problemas de salud.

Qué hacer si tu gato no quiere comer

Comida gatosDebes renovar cada día la comida de tu gato (no debe comer alimentos rancios). Los gatos como los perros prefieren comidas y purés servidos a temperatura ambiente o templada en lugar de la comida que sale de la nevera.

Si tu gato no come, elegirás otro alimento. Si la negación persiste, el veterinario comprobará su estado de salud.

Alimentación de gatos adultos: mejor comida para gatos

Adapta la dieta a su edad y procura que reciba todos los nutrientes que necesita para mantenerse sano y feliz.

Para que se mantenga en excelentes condiciones, la dieta de tu gato requiere un buen equilibrio entre proteínas, grasas, aceites, minerales, vitaminas y carbohidratos.

Una dieta de buena calidad y los suplementos para gatos proporcionan todo lo que necesita tu mascota. Y a menos que tu veterinario lo aconseje, una dieta equilibrada significa que tu gato no necesita otros suplementos.

Estos son algunos consejos para ayudarte a seleccionar el mejor alimento para tu gato adulto.

Conoce las opciones

Tal vez te preguntas “¿cuál es la mejor dieta para gatos?”. La buena noticia es que cualquiera que sea el estilo de vida de tu gato, su salud o su edad, siempre habrá un tipo de comida que se adaptará a él.

Por último, excepto en casos de patologías, la decisión de utilizar comida seca o húmeda es tuya y de tu gato.

Alimentos secos

  • Las dietas secas son fáciles de utilizar, dosificar y tienen una vida más larga que la comida húmeda cuando se abre el envase.
  • Ayudan a mantener los dientes sanos a tu gato. Tu gato masticará el alimento seco de manera más activa y empleará más tiempo para comer.
  • Los gatos prefieren masticar su comida seca y, por lo general, no les gusta que sea humedecida con agua.

Alimentos húmedos

  • Algunos gatos prefieren el olor y la consistencia de la comida húmeda. El alimento húmedo también puedes guardarlo en recipientes y bolsas individuales. Le darás a tu gato una comida fresca y fácil de servir.
  • Tu gato puede comer más de una vez y beber menos.
    Algunos propietarios utilizan una mezcla de comida seca y húmeda: algunos gatos prefieren comida húmeda por la mañana y comida seca durante todo el resto del día. Prueba a ver qué prefiere tu gato.

Variedades de comidas para gatos adultos

  • Si tu gato pasa la mayor parte de su tiempo en interiores, puede beneficiarse de una fórmula especial para gatos de interior que reduce las bolas de pelo, o una dieta baja en calorías para los más propensos a ganar peso.
  • Si está castrado, darle una dieta especializada para gatos castrados puede ser útil para mantener el buen funcionamiento del sistema urinario.
  • Los gatos mayores también requieren una dieta ligeramente adaptada.

Si tu gato tiene necesidades nutricionales específicas o si tienes preguntas acerca de su dieta, concierta una cita con su veterinario para que te informe.

La alimentación de tu gato

Los gatos son animales de costumbre. Lo mejor es establecer una rutina regular.

Por naturaleza, tu gato come poco y a menudo. Si le puedes servir varias comidas pequeñas al día, perfecto. Sin embargo, si tu estilo de vida no te lo permite, o si le das comida húmeda, lo adecuado es servirles dos comidas al día.

Debes darle la comida en el mismo lugar y a la misma hora todos los días. Busca un lugar tranquilo donde pueda relajarse y alejarse de su camada.
Elige una superficie que se puede limpiar fácilmente o utiliza una estera. Usa siempre un recipiente limpio de cerámica o metal.

Te puede interesar:  Comida para perros: la alimentación del perro

Si tienes más de un gato, asegúrate de que sus cuencos estén a una distancia razonable para evitar la confrontación.

Servir y almacenar alimentos

En cuanto a la comida para gatos, trata de mantener las latas, contenedores, bolsas, a temperatura ambiente (tendrá un olor más atractivo y será más fácil de digerir).

Es necesario sacar de la nevera su comida una hora antes de servirla. Puedes utilizar el horno de microondas para calentarla durante un corto espacio de tiempo, pero asegúrate de que los alimentos nunca estén calientes (tan sólo templados).

El alimento húmedo se vuelve obsoleto muy rápidamente. No lo dejes fuera del refrigerador. Una vez abierto, no guardes la comida húmeda más de 24 horas, incluso en el refrigerador.
Guarda el alimento seco en un lugar limpio y seco (un recipiente hermético o caja hermética que conserve su sabor y aroma).

Cuánta comida debes darle a tu gato

La cantidad con la que alimentas a tu gato depende de su raza, estilo de vida y condición física. Todos los gatos son diferentes. Lo ideal es mantenerle delgado y saludable.

Si no sabes cómo alimentar a tu gato, lee los consejos que vienen en el embalaje o contacta con el servicio al cliente.

Una manera fácil de comprobar la condición física de tu gato, es mover tus manos alrededor de sus costados y vientre. Si tu gato tiene un peso ideal, debes sentir (pero no ver) las costillas con bastante facilidad sin que se oculten bajo una capa de grasa.

Si crees que tu gato tiene sobrepeso u obesidad, ponte en contacto con su veterinario para encontrar una dieta y estilo de vida que le ayuden a tener el peso óptimo.

Ayudar a tu gato a mantener un peso saludable

Si crees que tu gato está perdiendo peso y tu veterinario está de acuerdo contigo, serán necesarias medidas para proporcionarle todos los nutrientes importantes. Si tienes más de un gato, alimenta al gato con sobrepeso por separado para evitar el robo de alimentos. Dividir la ración diaria de alimentos y hacer comidas más frecuentes y pequeñas puede ayudar a controlar el peso. No pierdas de vista lo que le das y cuánto le das.

Pero, no se trata sólo de la alimentación: el estilo de vida también es importante para controlar el peso de tu gato. Si tienes un gato de interior o un gato perezoso, trata de darle juguetes para animarle a correr y estar activo (quemará calorías).

Si el peso de tu gato te preocupa, compra comida para gatos con menos calorías y evitarás tener que reducir la cantidad actual de alimento que le das. Esta fórmula reduce el número de calorías pero tu gato absorberá todas las vitaminas y minerales que necesita.

La pérdida de peso debe ser lenta y constante: una rápida pérdida de peso puede ser peligrosa para tu gato.

Recuerda que el veterinario puede sugerir reducir la cantidad de comida o cambiarle a una dieta especial baja en calorías (no restringas su dieta sin la indicación expresa de su veterinario).

Comida para gatos exigentes

Mi gato no quiere comerMuchos gatos tienen sus texturas y sabores favoritos y no quieren la comida si hay un cambio.

Pide una cita con su veterinario si tu gato se niega a comer (puede ser señal de un problema subyacente).

Puedes animar de varias maneras a un gato para que coma:

  • Cambia la hora de comer y dale la comida en una zona tranquila, lejos del ruido y el estrés, cuando el resto de la familia ya haya comido. También puedes tratar de cambiarle de alimento o servirle un sabor diferente.
  • Asegúrate de que su plato esté limpio: los restos de comida puede resultar repulsivos para los gatos.
  • El alimento seco absorbe la humedad y se vuelve especialmente obsoleto cuando hace calor.
  • Utiliza la comida húmeda a temperatura ambiente para que su olor sea más atractivo. Mete la comida húmeda en el horno de microondas por un corto tiempo hasta que esté templada al tacto (nunca caliente).
  • A veces, los gatos no tienen hambre. Esto sucede especialmente en verano cuando hace calor.
Te puede interesar:  ¿Cuál es el peso ideal de una mascota perro o gato?

Golosinas y aperitivos para gatos

  • La comida completa no requiere suplementos para tu gato ya que tiene todos los nutrientes que necesita. Sin embargo, las golosinas y otros alimentos que contengan sólo carne o pescado, no son equilibrados desde el punto de vista nutricional. Puedes darle golosinas para gatos pero reduce ligeramente su comida principal con el fin de evitar que reciba demasiada comida. Por lo general, un 15% de las calorías diarias de tu gato provienen de las golosinas.
  • La carne fresca o el pescado fresco deben ser cocinados sin sal añadida y servirse eliminando los huesos, espinas y piel. En cuanto a los dulces especialmente formulados para gatos, lee la guía de alimentación del paquete para saber cómo servirlos y con qué frecuencia.
  • Si tu gato sigue una dieta especial recomendada por su veterinario para la pérdida de peso u otro problema médico, las golosinas pueden estar totalmente desaconsejadas. Como medida de precaución, pregunta a su veterinario lo que puedes y no le puedes dar.

El líquido que debe tomar tu gato

  • Asegúrate de que tu mascota esté bien hidratada. Es especialmente necesario si le das alimento seco.
  • Asegúrate de que tu gato tiene acceso a agua fresca y limpia en todo momento. Coloca un recipiente grande de agua en los lugares donde le gusta relajarse. Evita colocar los alimentos y el agua en el mismo lugar.
  • Si tu gato no tiene ningún deseo de beber agua, puede ser porque a algunos gatos no les gusta que sus bigotes toquen los bordes (ponle el agua en un tazón grande para evitarlo).
  • Los gatos no necesitan leche después del destete (no utilizarás leche como sustituto del agua). De hecho, los gatos pueden ser intolerantes con los azúcares de la leche que pueden causarles diarrea. Incluso la “leche para gatos” especialmente formulada, debe ser considerada como alimento y no como bebida.

Qué alimentos no debes darle a tu gato

Sabemos que es tentador darle las sobras de comida al gato.

Sin embargo, los alimentos para seres humanos tienen, a menudo, muchas calorías y falta de nutrientes esenciales en la dieta para gatos.

Darle comida de humanos al gato puede perturbar el equilibrio de su dieta. También es peligroso darles alimentos con cebolla.

Cómo cambiar la comida de tu gato

Los cambios puede implicar la necesidad de ajustar la dieta del gato. El traslado de una casa con jardín o a otra sin él, significará que necesitará menos calorías porque hará menos ejercicio.

Debemos mantenernos al tanto de los hábitos alimentarios y el estado físico de nuestro gato y, si hay cambios o pensamos que puede necesitar una dieta diferente, pedir una cita con su veterinario para hablar de ello.

Deberás hacer el cambio gradualmente si el veterinario piensa que tu mascota necesita un cambio de dieta.

Con el fin de no perturbar el estómago del animal con un repentino cambio:

  • Echa un poco del alimento nuevo en la comida actual de tu gato y mezcla.
  • Durante la siguiente semana aumenta gradualmente la cantidad de alimento nuevo en la mezcla al tiempo que reduces la cantidad del alimento anterior. Algunos gatos pueden necesitar dos semanas para cambiar de comida. Sé paciente.
  • Pregunta a su veterinario para que te aconseje sobre cómo y cuándo actuar si tienes que cambiar la dieta de tu gato.
  • Si cambias de un alimento húmedo a otro seco, tu gato tendrá que tener más agua disponible.
  • Si cambias de alimento seco a húmedo, es bastante normal que tu gato beba un poco menos de lo habitual y coma más de una vez.

El alimento seco es generalmente más rico en energía que la comida húmeda. Es posible que tu gato necesite más alimento húmedo para absorber la misma cantidad de calorías.

[Total:4    Promedio:2/5]

Add Comment