Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Comida para perros: la alimentación del perro

Comida para perros: cómo alimentar a mi perro

Puntos importantes:

  • No se le debe alimentar con huesos (riesgo de obstrucción o perforación del tracto digestivo).
  • Es importante alimentar al perro con comida “premium”, en lugar de alimentos estándar o de gama baja. Su costo diario no es mucho más alto y tiene mejor calidad y digestibilidad. Con la alimentación adecuada puedes evitarle gran cantidad de problemas de salud relacionados con la mala calidad de la dieta.
  • Hay alimentos adaptados a la edad, el estado (esterilizado o no), la actividad y el estado de salud de cada perro.
  • Tienes alimentación adecuada para el tratamiento de algunas enfermedades.

El tránsito y la digestión del perro

La alimentación del perro

La alimentación del perro

Para entender las aplicaciones prácticas de los alimentos debemos tener en cuenta la fisiología digestiva y centrarnos en lo básico. Dos tipos de mecanismos son importantes para la digestión: el tránsito a través del cual el alimento puede avanzar por el intestino y las secreciones digestivas que ayudarán a digerir los alimentos.

El tracto digestivo consta de cavidad oral, faringe, esófago, estómago, intestino delgado, duodeno, yeyuno, íleon e intestino grueso formado por el ciego, recto, colon y ano.

Masticación en el perro

El perro mastica la comida a través de sus dientes durante más o menos tiempo. Esta fase de la ingesta de alimentos es muy importante para una buena digestión. La comida es molida e impregnada con la saliva y esto facilita su asimilación.

La naturaleza de la comida a ingerir influirá en la velocidad de masticación. A veces, sin embargo, surgen incidentes:

  • El perro “chupa” los alimentos.
  • No mastica y traga directamente.

Ambos casos conducen a una mala digestión y riesgo de regurgitación. La causa de estos incidentes puede ser por:

  • Dolor en la boca o mandíbula.
  • Un cachorro demasiado “presionado”.

La ausencia de mascar se debe a:

  • Dolor dental.
  • Mandíbula deteriorada (perro viejo y sin dientes).
  • La dentición (cachorros y perros pequeños).

Según requiera el caso:

  • Facilítale la masticación al perrito dividiéndole la ración.
  • Compruebe el estado de su boca y dientes.
  • Dale una dieta blanda si surgen los problemas anteriores.

Deglución del perro

Permite el paso del alimento por el esófago y no por la tráquea (deglución falsa).

Se procede como sigue:

  • La masticación se detiene.
  • La lengua presiona contra el paladar y lanza los alimentos hacia atrás.
  • El paladar blando se eleva para cerrar la comunicación con las cavidades nasales.
  • Una contracción faríngea hace que el alimento entre en el esófago.
  • La epiglotis se invierte y obstruye la laringe (ya obstruida parcialmente por la base de la lengua).
  • La respiración se inhibe.

Una vez que el alimento esté en el esófago, una ola de contracciones lo llevará hacia adelante. La coordinación es el centro de la deglución y está a la altura del bulbo del sistema nervioso central. Durante el proceso puede surgir un atragantamiento: un vómito hacia la tráquea.

Es importante que los animales estén en ayunas antes de anestesiarlos.

Cuando todo va bien, el animal ingiere cada bocado masticado levantando ligeramente la cabeza y estirando el cuello.

Posibles incidentes:

  • Una falsa deglución (la comida pasa a la tráquea).
  • La regurgitación si la deglución es difícil.

Puede suceder por las siguientes causas:

  • Problemas de nacimiento anatómicos (megaesófago, malformaciones).
  • Una ingestión demasiado rápida.
  • Una angina.
  • Un tumor que comprime el esófago.

¿Cómo reaccionar? Dependiendo del caso, se hará lo siguiente:

  • Levantar la cabeza de modo que el tránsito hacia el esófago sea más fácil.
  • Llevarle al veterinario para que le haga tomar bario y, después, una placa de rayos X.

El tránsito gástrico del perro

Una vez en el estómago, la comida se mezclará con las secreciones gástricas y los movimientos del píloro la conducirán hacia intestino (el mal funcionamiento del píloro puede causar vómitos).

Te puede interesar:  Comida para gatitos: alimentación de un gato bebe

En los perros, el tiempo de permanencia de la comida en el estómago es muy alto.

El tránsito intestinal del perro

Se produce por los músculos de la pared intestinal. La defecación marca el final del tránsito (contracción de los músculos abdominales).

Un inadecuado tránsito puede causar vómitos y causar diarrea o estreñimiento.

La saliva del perro

La saliva es secretada en la cavidad oral. Es esencialmente acuosa e incolora. Contiene enzimas, en particular amilasa que ataca el almidón.

La saliva promueve la deglución. La saliva es esencial para una buena digestión. La secreción de saliva es permanente pero disminuye significativamente durante el sueño. El volumen de saliva secretada por día en los perros es 0,4 l.

Las secreciones gástricas del perro

Algunas células producen moco y se alinearán en la mucosa gástrica para protegerla. Otras, secretan ácido clorhídrico y pepsina. Esta enzima ataca la proteína de los alimentos y comienza la digestión. Entonces, las células secretan la hormona gastrina que regula una serie de mecanismos digestivos, particularmente aquellos que involucran al estómago.

El jugo gástrico es peligroso en grandes cantidades. Los sabores y olores llegan muy temprano al perro cuando come por la secreción del ácido clorhídrico. Esta estimulación provoca una secreción de gastrina que activa la secreción de ácido clorhídrico.

A continuación, una distensión del estómago excita la secreción de gastrina. A continuación, la estimulación química producida por ciertos alimentos formará la secreción gástrica. Además, la histamina se libera a nivel local y estimula la secreción de ácido clorhídrico.

Comienza la digestión de las proteínas con la pepsina y los ácidos. Su importancia es primordial en perros cuya dieta es rica en proteínas. La mala secreción de todas estas enzimas impide una buena digestión de las proteínas.

El jugo pancreático del perro

Viene del páncreas. Es un jugo digestivo muy importante porque contiene gran número de enzimas capaces de digerir todos los componentes de la comida del perro:

  • Enzimas específicas (hidratos de carbono, el almidón en particular).
  • Enzimas lipolíticas como las lipasas que atacan la grasa.
  • Las enzimas proteolíticas: tripsina, quimotripsina, continúan la digestión de las proteínas iniciada en el estómago por la pepsina.

La bilis del perro

La bilis es segregada por el hígado. Es un líquido muy amargo, de color amarillo verdoso, fibroso, que entra en el duodeno a través del conducto biliar ya sea directamente o después de haber sido almacenado en la vesícula biliar.

La bilis contiene sales biliares formadas a partir del colesterol y los pigmentos biliares, en particular la bilirrubina, que provienen de la descomposición de la hemoglobina. El papel principal de la bilis es promover la digestión de las grasas.

De hecho, para que los lípidos puedan ser digeridos por la lipasa del jugo pancreático, estas moléculas de lípidos deberán haber sido previamente fraccionadas por las sales biliares.

Las grasas se digieren mal cuando la secreción de bilis es insuficiente. Los otros componentes del quilo están recubiertos con estas grasas mal digeridas y, a su vez, promueven el desarrollo de los microorganismos: las heces será aceitosas y malolientes.

Si las secreciones digestivas funcionan mal, la digestión de los constituyentes básicos no está asegurada. Podrá tratarse el animal con un tratamiento y / o la adaptación específica de la dieta sin almidón, sin proteínas, o libre de grasas.

La absorción de diferentes nutrientes

Comida para perrosSe produce principalmente durante el paso por el intestino delgado. La mucosa comprende un gran número de pliegues con vellosidades delimitadas por las células. Los diversos componentes de la dieta son digeridos y absorbidos como sigue:

  • En el caso de los hidratos de carbono, por ejemplo, el almidón:
    – En la boca: la amilasa salival.
    – En el estómago: no hay procesamiento de almidón.
    – En el duodeno: ataque de la amilasa pancreática.
  • En el caso de las proteínas:
    – En el estómago: ataque de la pepsina favorecido por el ambiente ácido.
    – En el duodeno: ataque de las enzimas del jugo pancreático.
  • En el caso de las grasas:
    – En el duodeno: ataque (cuando las sales biliares están presentes) por la lipasa pancreática y la penetración en las células intestinales

Algunos conceptos básicos de la alimentación del perro

Comida casera o industrial

Es posible, pero no aconsejable, alimentar a tu perro con una ración casera construyendo una dieta equilibrada en proteínas, carbohidratos, lípidos, vitaminas y minerales. Este resultado será bastante difícil de conseguir a largo plazo. Un animal acostumbrado a la carne desde una edad joven, no se sentirá muy feliz si un día pasa a las croquetas.

Te puede interesar:  ¿Cuál es el peso ideal de una mascota perro o gato?

Muy esquemáticamente, una ración casera se compone de un tercio de carne (pollo, carne de res molida), un tercio de arroz y verduras que le aporten fibra (evita las verduras fermentables) En perros adultos, 40 gramos por kilo de perro por día (a los perros en crecimiento deberás darles  suplementos con vitaminas y minerales).

Huesos o no huesos

Este es un controvertido tema. Masticar huesos ayuda contra la instalación de la placa. Pero, los perros digieren mal los huesos y si uno se le queda atascado en el esófago o intestino, puede tener un bloqueo y / o desgarro de la pared y empezarán los problemas. Se pueden utilizar grandes huesos para que el animal no pueda separar las astillas (encontrarás los más adecuados en tu tienda veterinaria).

A diferencia del gato cuya dieta está poco influenciada por el hombre, el perro doméstico actual vive en contacto con los humanos desde hace decenas de miles de años durante los cuales se adaptó a este nuevo entorno incluyendo la adquisición de la capacidad de digerir el almidón.

Comida para perros industrial, premium o estándar

Si no tienes tiempo o el deseo de preparar todos los días una dieta equilibrada para tu perro con ingredientes comprados en el mercado, hay una amplia gama de alimentos procesados disponibles como croquetas, latas, etc.

Los perros y los gatos aprecian los alimentos “premium” en croquetas o en conserva. Se trata de alimentos de alta gama desarrollados en centros de investigación por dietistas veterinarios. Se utilizan materias primas de calidad y procesos de fabricación desarrollados (extrusión para conservar las vitaminas, por ejemplo) para las necesidades alimenticias de los animales.

La mayoría de la comida se vende en forma de croquetas (mejor conservación, mejor relación calidad precio, efecto favorable sobre los dientes…),  pero los alimentos húmedos están de vuelta en la moda desde hace varios meses para el tratamiento de una serie de enfermedades (algunos problemas intestinales…) especialmente para los perros pequeños.

Los alimentos premium son más caros pero tienen mejor digestibilidad ya que sus  materias primas son de excelente calidad. El coste diario de un alimento premium no es mucho mayor que el de un alimento estándar, mientras que los efectos sobre la salud del perro, incluyendo la capacidad para prevenir enfermedades, no tiene comparación.

¿Y si el perro enferma?

Entre los Premium, hay dos líneas principales de alimentos: una gama “fisiológica”, dedicada a los animales sanos en función de su edad, condición física, nivel de actividad, etc. Y otra “terapéutica”, en la que la comida juega un papel terapéutico real (su composición permite tratar una serie de enfermedades solas o en combinación con otros fármacos, como la obesidad, cálculos en la vejiga, insuficiencia renal, trastornos digestivos, alergias…).

Alimentación del cachorro

La lactancia

En condiciones normales, el perrito debe tomar la leche de su madre hasta el destete, es decir, hasta los 2 meses o 2 meses y medio de edad.

Durante los dos primeros días, la mamá segrega calostro “primera leche” rico en gamma globulina (anticuerpos) que, al comienzo de su vida, dan inmunidad al perrito.

Los cachorros, por lo general, maman cada dos horas. Si los cachorros son huérfanos, o la madre no dispone de leche, se debe utilizar una fórmula para lactantes adaptada al animal.

De hecho, la leche de vaca es menos rica que la leche de la perra y, a menudo, es mal digerida por el cachorro (puede causarle diarrea e, incluso, la muerte). En la formula adaptada se debe respetar la administración y la cantidad recomendada que depende de la edad del cachorro. Se deben respetar escrupulosamente las indicaciones de las cajas.

Para supervisar el buen crecimiento del cachorro debe pesársele regularmente. El aumento de peso depende de la raza a la que pertenezca el cachorro (si en 48 h un cachorro ha perdido peso o no lo ha ganado, hay que preocuparse y encontrar la causa).

Crecimiento del cachorro

Comida de perroSerá el momento de pasar de los alimentos líquidos a los sólidos cuando el cachorro tenga dos meses.

A partir de 1.5-2 meses, podemos empezar a ayudar a la madre mediante la introducción de alimentos sólidos para complementar la alimentación de los cachorros, preferentemente croquetas para cachorro de calidad (alimentos premium) adaptados a su edad para un crecimiento óptimo. Si la transición es difícil, se pueden mojar las croquetas con leche de fórmula. El tiempo total para la retirada será de 2 a 3 semanas.

Te puede interesar:  ¿Qué comida casera se le puede dar a un perro?

Una dieta de calidad para el cachorro es importante y deberá atenerse en cuenta su crecimiento.

Esta dieta específica deberá ser mantenida más o menos tiempo dependiendo de la raza de tu perro:

  • En los cachorros de razas enanas o pequeños hasta los 6-8 meses.
  • En los cachorros de razas medianas hasta 1 año.
  • En cachorros de razas grandes hasta los 15 meses.
  • En los cachorros de razas gigantes hasta los 18 meses o 2 años.

El desequilibrio nutricional en el cachorro puede conducir a problemas de salud, incluyendo los huesos y las articulaciones, especialmente en cachorros con enorme potencial de crecimiento (razas grandes y razas gigantes).

Es importante señalar que si se le das un alimento de buena calidad a tu perro (alimento premium), es inútil e incluso peligroso añadirle suplementos de vitaminas o minerales.

El cachorro debe comer a voluntad o cuatro comidas al día hasta la edad de dos meses. Luego, tres comidas al día hasta la edad de seis meses. Después, dos comidas diarias (una comida al día no es aconsejable). De hecho, la ingestión rápida de grandes cantidades de comida puede promover la aparición de trastornos digestivos sobre todo en las razas de mayor tamaño. Una comida tragada con avidez después de 24 horas de ayuno aumenta el riesgo de dilatación del estómago.

La comida juega un papel importante en el comportamiento del perro, sobre todo en el establecimiento y mantenimiento de la jerarquía. Los buenos hábitos deben comenzar temprano. No te sientes junto a tu perro viendo cómo come (puede que no tolere que le interrumpas durante su comida).

Nota: En el caso de que haya esterilización alrededor de los 6-8 meses, es decir, antes de que se complete el crecimiento, se recomienda cambiar a un alimento para animales esterilizados adaptado a su crecimiento.

La alimentación del perro “adulto”

La transición a la dieta de adultos será diferente dependiendo de la raza de tu cachorro.

Deberá hacerse poco a poco durante una semana para evitar trastornos digestivos. Inicialmente, el nuevo alimento se introducirá en pequeñas cantidades y las proporciones se aumentarán poco a poco durante la semana.

Las necesidades (energía, proteínas…) no será la misma en todos los animales y los diferentes tipos de alimentos estarán disponibles en función del formato o la actividad del animal: un perro joven de tamaño grande, creciendo y muy activo, necesita una mayor cantidad de energía, proteínas y calcio que un adulto sedentario y esterilizado.

Las croquetas para perros de pequeño tamaño están diseñadas para desgastar la superficie de sus dientes durante la masticación y, por lo tanto, prevenir la formación de placa dental. La comida para perros esterilizados está preparada para la prevención de la obesidad.

Las cantidades que se deben dar se indican en la bolsa o caja y deben ser consideradas como un punto de partida y luego ajustarse de acuerdo con el apetito y peso del animal. La ración diaria se distribuirá en dos comidas al día.

En el caso de esterilización, la transición a un alimento para perros esterilizados es altamente recomendable para limitar la ganancia de peso.

La alimentación del perro “mayor”

Alrededor de la edad de 8 años (un poco menos en razas grandes, un poco más en perros pequeños), el alimento debe adaptarse a las necesidades del perro mayor: menos rica en sal para proteger el corazón, proteínas en cantidad limitada para no afectar a los riñones, baja en calorías, enriquecida con antioxidantes (por el envejecimiento del cerebro) y cartílago protector para las articulaciones.

En caso de enfermedades crónicas más comunes en perros de edad avanzada, (insuficiencia renal o problemas en las articulaciones, por ejemplo), el alimento de rango “terapéutico” deberá ser el administrado.

Unos cuantos consejos para la comida de tu perro

  • Debes evitar cambiar con demasiada frecuencia cuando hayas encontrado la comida adecuada para tu perro. En cada cambio deberás realizar una transición de alimentos.
  • Puedes comprar en tiendas de animales golosinas para el perro. Puedes dárselas siempre que sea de manera razonable y lo sustituyas por parte de su alimento.
  • Dale de comer a tu perro después de ti o un tiempo antes.
  • Recuerda que debes asegurarte de que tu perro tenga siempre a su disposición agua fresca y limpia.
[Total:2    Promedio:3.5/5]

Leave a Reply