Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Cómo socializar a un perro o un cachorro

La socialización del perro para que viva en sociedad

Socializar a un perroLa socialización del perro es un paso importante en su educación canina y le ayudará a lograr el éxito en su vida cotidiana. Este proceso comienza en su nacimiento y se completa, progresivamente, a lo largo de su vida (sobre todo en sus primeros meses).

La socialización de un animal consiste en conseguir que sea sociable con su entorno. Esto es lo que le permite no tener miedo del ruido, animales, objetos o personas que le rodean.

De hecho, todo ser sociable desarrollará de manera espontánea y natural la exploración de entorno exterior (es diferente en el caso de los perros). Los perros, incluso si están domesticados desde hace mucho tiempo, también deben adaptarse a nuestro entorno. Sin embargo, se tiende cada vez más a confinarles en la casa o el jardín.

Los dueños de los perros piensan que es inútil educarles antes de estar vacunados o ser lo suficientemente grandes. Sin embargo, la socialización del perro debe realizarse al 80% en sus primeros meses de vida, es decir, antes de los 6 meses.

Vamos a ver cómo conseguir que tu perro sea amigable para vivir en sociedad. Se trata de poder caminar en la ciudad o en un parque con él sin que se muestre agresivo o tenga miedo.

Sólo trataremos el aspecto social. Sin embargo, para controlar, comprender y ser comprendido por tu perro, también le debes enseñar los comandos básicos.

¿Por qué es importante la socialización del perro?

La socialización del perro es un paso crítico, necesario y muy importante en la vida de tu perro. Los perros son animales muy sociables, mucho más que cualquier otro animal.
Ellos aprecian el tiempo que pasan con sus propietarios y, también, les gusta socializar con diferentes personas y otros perros.

Hay varias maneras de socializar a tu perro: caminar por los parques, conocer gente, ir a la ciudad… El objetivo es exponer a tu perro a la mayor cantidad de personas, animales y medio ambiente.

Cuando es expuesto a diferentes situaciones, el perro aprende a tratar con personas y perros con personalidades amistosas y hostiles.

Procura que su primera exposición a un estímulo sea positiva para que no le quede mal recuerdo.

La socialización del perro también debe trabajarse dentro de la casa: enfrentarse a diferentes ruidos, la señora de la limpieza, la aspiradora, los vecinos que toman el ascensor, los visitantes…

¿Cómo se manifiestan los problemas ante una socialización deficiente?

Una mala socialización se reconoce a través de estos signos:

El miedo: si tu perro es tímido y tiene miedo a cosas muy normales o ruidos habituales, no está bien socializado. Ten en cuenta que todos los perros no tienen los mismos miedos pero, en general, todas las cosas desconocidas hacen mella en ellos.

Los perros mal socializados tienen miedo a personas específicas, por ejemplo, la gente que tu perro no está acostumbrada a ver en casa, o las personas que hacen mucho ruido cuando se mueven o que emiten olores definidos. Por ejemplo, las personas que viajan con un bastón o que están en silla de ruedas. Las personas que usan tacones o huelen a alcohol o cigarrillos.

Este miedo puede convertirse en un comportamiento agresivo en algunos perros. Tiene miedo y desea protegerse a sí mismos atacando.

Los perros agresivos: el perro mal socializado tiene miedo de muchas cosas que forman parte de su vida diaria por lo que, para defenderse, mostrará su agresividad atacando a los sujetos que son para él fuente de peligro.

El primer contacto es muy crítico

Si adoptamos a un perro adulto tenemos que tener mucho cuidado con la socialización porque desconocemos mucho acerca de él. Tenemos que tener cuidado con los sujetos u objetos que le asustan y, lo más importante, su reacción ante una fuente de potencial peligro.

Ten mucha precaución si tienes niños porque el perro que nunca ha sido socializado puede saltar sobre ellos. No ocurre lo mismo con los perros bien socializados y que están en contacto permanente con los niños y los adultos

Te puede interesar:  Cómo cuidar a un perro: recién nacido, cachorro, adulto

Puede que le afecte cualquier cosa nueva en su entorno: la lavadora, tu bicicleta, las tormentas, la manera de despertar… El pobre perro no tiene la culpa.

Ten cuidado si viajas con tu perro adulto y llegas a un lugar nuevo y lleno de gente (será un reto para él). Contrólale y no le dejes libre si no está bien socializado.

Tu primera misión será ganarte la confianza de tu perro y ayudarle a familiarizarse con su entorno.

Al perro adulto no se le sociabiliza con los mismos métodos que al perro pequeño. Deberás ir poco a poco.

La socialización del perro con su entorno

Cómo socializar a un perroHay propietarios que respetan la socialización de los cachorros y les ponen en contacto con el máximo posible de personas y congéneres.

Los propietarios de perros juegan con ellos y los llevan al parque. También, caminan con ellos por la ciudad cuando llueve o nieve para que se adapten a los cambios en su vida cotidiana.

Esta capacidad de adaptación mejora su comportamiento en las reuniones sociales. El propósito de la socialización del perro es descubrirle nuevas experiencias.

Hoy en día, por desgracia, muchos dueños de mascotas toman parte en actividades sociales menos tiempo del deseado.

Los eventos sociales deben estar presentes durante todo el desarrollo del cachorro. Sus habilidades sociales deben mantenerse de por vida.
A menudo, los perros que no han sido socializados adecuadamente pierden las habilidades sociales que aprendieron cuando eran cachorros. Y, por desgracia, se pueden volver temerosos y agresivos cuando envejecen.

Estos trastornos de conducta aparecen cuando se deja solo al perro durante largos períodos de tiempo (tiene muy poco contacto con sus propietarios).

¿Cómo mantener las habilidades sociales?

Hay varias maneras de mantener las habilidades sociales. El objetivo es que pases más tiempo con tu compañero de cuatro patas.

Trata, en lo posible, de llevarle contigo, por ejemplo, cuando vayas fuera de la ciudad a casa de amigos o familiares.

Si haces ejercicio en el bosque, trata de llevar a tu perro contigo al menos una vez a la semana.

También puedes cepillarle mientras ves la televisión (es otra manera de pasar tiempo educando o formando al perro).

Una buena manera de mantener las habilidades sociales es salir a hacer deporte acompañado de tu perro (se encontrará con otros perros).

¿Cómo socializar a un cachorro? La guía de un educador canino

¿Tienes un cachorro? Además de enseñarle a controlar sus esfínteres, una de las primeras cosas que debes hacer es socializarle.

El educador canino y autor del blog “Nuestros amigos caninos”, Paul Lawrence, nos da valiosos consejos para acostumbrar al animal a los ambientes que le rodean.

Socializar a un cachorro consiste en integrarle a la vida en sociedad. Debemos conseguir que no tenga miedo o reaccione agresivamente cuando se encuentra con un congénere o una persona que no conoce.

Lleva a tu perrito a los parques para que se encuentre con otros perros. La idea es conseguir que el perro haga frente a las situaciones que encuentre en su vida.

Debes mostrar las mayores cosas posibles a tu perrito siguiendo ciertas reglas simples.

Socializar el cachorro con sus congéneres

Es importante que tu cachorro se encuentre con otros perros.

Un cachorro aprende por asociación. Si se encuentra con perros agresivos intentará evitarles (sentirá mucho miedo de ellos o se volverá agresivo).

Por lo tanto, son preferibles los encuentros con perros adultos tranquilos y con cachorros de su misma edad.

No acerques un Chihuahua de seis meses a un pastor alemán de seis meses si quieres obtener resultados positivos. La diferencia en el tamaño y la experiencia no serán beneficiosas ni para el uno ni para el otro. Se pueden saludar pero, para evitar accidentes, no les dejes que jueguen juntos.

Socializar a tu cachorro con las personas

Al igual que con los otros perros, la experiencia debe ser positiva cuando se encuentre con un ser humano. No presentes tu cachorro a quien no le gusten los perros (el animal puede percibirlo).

Es bueno que pongas a tu cachorro en contacto con los niños, pero el comportamiento de ellos puede incomodar al perro  y la experiencia puede ser negativa para el cachorro. Asegúrate de explicarle al niño lo que puede hacer y no hacer al perro (tirar de las orejas del animal, montar en la parte trasera, etc.).

Acostumbra al cachorro a lugares, sonidos y olores

Para tener un buen conocimiento del mundo circundante, tu cachorro debe conocer el entorno exterior. Por lo tanto, si ve bicicletas, gente de todos los tamaños, ancianos, niños, coches y otros perros, se sentirá menos asustado.

No obligues a un cachorro a conocerlo absolutamente todo. A menudo, los dueños de los perritos pequeños cometen este error. La socialización de los cachorros dura hasta la edad de seis meses. Será en ese momento cuando su cerebro creará un máximo de conexiones entre las neuronas.

Te puede interesar:  ¿Qué hacer con mi perro si me voy de viaje?

Llevo a mi cachorro a la escuela

Cada vez son más los clubes y centros caninos que crean una escuela de cachorros. Estas escuelas son ventajosas para tu cachorro porque le permiten conocer a otros congéneres.

En general, el monitor responderá a todas tus preguntas.

Muchos ejercicios son divertidos y se deben continuar en la edad adulta.

La socialización continúa durante toda la vida del perro. Deberá estar en contacto regular para mantener un buen nivel de socialización.

Con frecuencia se observa que los perros están mal socializados y desarrollan eventualmente miedos y / o son agresivos con otros perros.

Recuerda estas tres cosas importantes para no cometer errores. La socialización se debe hacer en tres pasos: el tiempo, la cantidad de las interacciones y, sobre todo, la calidad de las interacciones.

Nunca se debe forzar a un cachorro. Sé paciente y dale tiempo cuando se encuentre con una nueva situación.

¿Cómo puedes conseguir que tu perro suba al coche?

Hay muchos perros que tienen un 100% de confianza en sus dueños y no tienen miedo a nada.

Por lo general, los perros jóvenes no son conscientes de los peligros. No tienen miedo y no se plantean preguntas antes de subir a un vehículo. Pero, para muchos, los coches son sus primeras experiencias traumáticas además de la de vacunarse.

No es agradable ir a ver a un veterinario con todos esos mensajes olfativos de miedo, dolor e incluso muerte dejados por otros perros. Cuando el perro asocia el coche con ese edificio médico, será difícil montarle de nuevo.

Ten en cuenta que cuanto más se repitan las malas experiencias en el coche, más costará que quiera ir a alguna parte montado en él. Debes socializar a tu perro con el coche.

La experiencia más traumática es la de ser abandonado. No podemos contar el número de perros que tienen miedo de entrar en un coche por temor a ser abandonados por segunda vez. Algunos perros ven el automóvil como un elemento de tortura.

Resultado: el perro está nervioso e intenta no entrar en el coche.

  • Siente pánico, tiembla, llora.
  • Se niega a subir.
  • Se mueve en todas direcciones tratando de escapar del vehículo.

Si consigues que se suba, una vez dentro:
• Grita / gime. Se mueve por la cabina.
• Intenta salir tan pronto como se abre una puerta o ventana.

Y una vez que el coche se pone en marcha:
• Sigue llorando / lloriquea, ladra.
• No para de moverse.
• Babea, vomita.

Debes eliminar los problemas de adaptación del perro al coche. Para ello, déjale claro a tu perro que el coche es buena cosa.

Para ayudarte, te muestro cuatro técnicas infalibles para conseguir que tu perro entre en el coche.

Recuerda que cuánto más negativa sea la experiencia, más tiempo le tomará borrar los malos recuerdos. Mientras tanto, el perro no querrá entrar en el coche. Tendrás que aceptarlo y esperar a que él mismo se decida.

Consigue que tu perro acepte a los visitantes

Una las reglas que debe conocer el perro es que no puede ser agresivo con los visitantes. Por supuesto que hay visitantes y visitantes. Nos centramos en los invitados.

El perro espera pacientemente en la puerta: ¿es sociable con los visitantes?

Algunos perros se sienten como los reyes del hogar. Son ellos los que deciden cuándo comen, cuando quieren tu atención, cuando quieren sentarse y quién puede sentarse en el sofá o entrar en la casa.

Cuando suena el timbre:

  • Corre hacia la puerta ladrando.
  • Salta sobre los visitantes.
  • Si es lo suficientemente grande, abre la puerta.
  • Ataca y muerde a los visitantes.

Tal comportamiento no debería ocurrir. Lo puedes remediar con bastante rapidez si consigues que tu perro acepte visitantes.

¿Cómo reducir el riesgo de peleas entre perros?

Como parar una pelea de perrosHacer lo siguiente:

  • Sal y socializa a tu cachorro tan pronto como sea posible. Aunque debe evitar los contactos con el exterior antes de estar vacunado, le puedas llevar por todas partes dentro de una mochila. Se acostumbrará a las formas, sonidos y olores de la calle y sentirá una menor amenaza ante ese ambiente hostil.
  • Aunque vivas en una casa con jardín, al menos una vez al día lleva a tu perro a la calle. Deja que se encuentre con otros perros y que olfatee alrededor de los árboles, farolas, etc.
  • Si alguno de tus vecinos tiene un perro sociable júntale con el tuyo de vez en cuando.
  • Educa a tu perro a recorrer el camino y mantener su correa relajada de forma permanente. Una correa tensa elevaría el nivel de estrés en el perro y, en caso de ataque, no sería capaz de escapar del atacante. Mordería en caso de duda para tener ventaja sobre su oponente.
  • Olvídate de gargantillas y collares de picos. Son inútiles e inconsistentes con el Código de Ética de la Facultad de los perros. Si tu perro tira de la correa para ir a ver a uno de sus compañeros, el dolor del collar podría aumentar su agresividad.
  • No lleves a tu perro en brazos cuando te reúnas con cualquiera de sus congéneres. A estos perros les llamamos los “perros-ascensores”. Muchos dueños elevan a su pequeño perro por el collar o correa para evitar cualquier contacto con otro perro. Al sentirse sobreprotegido, el animal se imagina que cualquier perro es peligroso y se mantiene lejos.
  • No cruces la carretera para evitar pasar al lado de un perro grande. No son los más agresivos. Seguros de su fuerza, los perros grandes raramente son los primeros en atacar.
  • Camina con calma y no modifiques tu comportamiento cuando te encuentres con un perro (se alteran tus feromonas y, si las sienten ambos perros, podría aumentar significativamente el riesgo de que se muerdan).
  • Si tu perro muerde llévale con un bozal adaptado. Esto no hará que tu perro sea más agresivo, por el contrario. Notarás que tu mascota está más relajada. Puedes multiplicar los encuentros para que vaya bajando progresivamente el nivel de miedo y agresión. A continuación puedes quitarle el bozal.
  • Cuando te encuentres con un perro que no conoces inicia una fase de presentación. Siéntate con tu perro a una distancia de cinco metros para que se puedan medir y sentir. Después de cinco minutos se establecerá una jerarquía y podrás dejar que se aproximan entre sí.
  • La democracia no existe en los perros. No favorezcas al perro dominante (podría tener una mala reacción y pagaría el otro que, a su vez, puede tomar esto como una oportunidad para escalar en la jerarquía).
Te puede interesar:  Cómo castigar a un perro: los castigos adaptados

Cómo parar una pelea de perros

  • Déjales si se trata de una pelea pequeña. Es la manera de establecer su jerarquía en la manada. Si intervienes, la tensión seguirá aumentando y les llevará a una especie de guerra fría.
  • Lo más efectivo será que detengas a tu perro. Será fácil que detengas un ataque si tu mascota obedece a comandos básicos (sentado, tumbado, de pie, descanso).
  • Desvía la atención del perro hacia algo que le guste (alimentos, juguetes).
  • Si un perro ha cogido con sus mandíbulas a otro animal, no trates, sobre todo, de abrirle la mandíbula. No te reconocerá en ese momento de rabia y puede que pierdas algún dedo.
  • Grita y gesticula abriendo y cerrando un paraguas si lo tienes a mano.
  • Acércate hacia su espalda y agarra los testículos de tu perro y gira. Es muy doloroso pero te alegrarás de conocer la maniobra si es el brazo de un niño el que tu perro tiene en su boca.

Cómo socializar a un perro adulto

Acércate a tu perro, trata de conocerle, entiende sus miedos y evítale las cosas malas que le puedan afectar. Mostrarle tu atención y afecto es lo primero que te sugiero que hagas.

A continuación, trata de darle las cosas que le gustan (ya sea un juguete o una golosina) en ciertas situaciones. Este gesto le hará entender que debe relajarse y descansar sin sentir pánico.

Repitiendo estos gestos con frecuencia, tu perro entenderá que puede tener golosinas o su juguete favorito (es el llamado aprendizaje por asociación). Sin embargo, debemos elegir el momento adecuado para darle la recompensa.

Está estrictamente prohibido que otras personas acaricien a tu perro. Las caricias deben venir de ti y tus seres queridos (personas que viven contigo en la casa). No dejes que personas que te encuentres en la calle acaricien a tu perro.

Pídeles a tus invitados que no toquen o acaricien a tu perro. Sin embargo, si el perro se acerca a ellos voluntariamente podrán tocarle y acariciarle.
Si tu perro tiene miedo de todo lo que se mueve (y no se mueve) intentará escapar en cualquier momento para poner fin a su sufrimiento. Por eso, hay que tener mucho cuidado con este tipo de perro.

Prefiere los lugares tranquilos y pacíficos durante los paseos.

Conclusión

Ten en cuenta que un perro que no ha sido socializado adecuadamente durante sus primeras semanas de desarrollo puede tener trastornos del comportamiento. La gente piensa, erróneamente, que los comportamientos desafiantes son parte del carácter del perro.

Si tienes un perro adulto que no ha sido socializado correctamente y que tiene problemas de agresividad, te aconsejo que le hagas educar.

Quiero mucho a los perros. Es por eso que te pido que cuides de tu compañero de cuatro patas y pases tiempo con él.

La socialización del perro es muy importante y lo seguirá siendo durante toda la vida del perro.

[Total:1    Promedio:4/5]

Leave a Reply