Cómo educar a un perro a venir cuando le llamas

Cómo llamar a un perro

Cómo llamar a un perro

Cómo educar a un perro a venir cuando le llamas

Es la primera preocupación de la persona que comparte su vida con un perro y la pregunta más frecuente para los entrenadores de perros: “Temo que no vuelva mi perro si le quito la correa cuando estamos  en la calle”. “Cuando estamos en el parque y llamo a mi perro parece que nunca va a venir”.

“Mi perro se escapó cuando le solté”. “¿Qué debo hacer para que mi perro acuda cuando le llamo?”.

El perro debe aprender a acudir cuando le llamas. Enséñale cuando todavía es un cachorro. Te ahorrará tiempo y energía inculcarle un orden básico y, además, garantizarás la seguridad de tu mascota.

El cachorro empieza a sentir curiosidad por el mundo que le rodea y resulta más fácil mantener su tención. Aprovecha ese momento para enseñarle ya que su interés se irá gradualmente reduciendo con la edad. Debes enseñarle tan pronto como sea posible y de la manera más agradable.

Pero, ¿cómo decirle que debe regresar? Es una orden llena de ambigüedades.

¿Por qué debes aprender cómo llamar a tu perro?

Hay varias razones pero la esencial es la seguridad. Imagina que tu perro cruza una carretera muy transitada para correr detrás de un gato.

Es muy importante enseñarle a obedecer para evitar esos malos momentos. Debes ser capaz de conseguir que tu perro vuelva cuando le llames aunque lo que le atrajera fuera muy fuerte.

¿Por qué mi perro no viene cuando le llamo?

Muchas personas se hacen esta pregunta al no entender por qué el perro no responde cuando le llaman.

Para que tu perro aprenda debes hacerte entender y, también, evitar que se produzca el resultado opuesto.

La mayoría de las personas para llamar al perro gritan su nombre. En esos momentos el perro siente frustración y lo relaciona con el regreso a casa.

Por desgracia, se instala ese malentendido en los perros que refuerza que el animal no vuelva. Para estar seguro de que tu perro te obedecerá debes ofrecerle cosas a cambio.

¿Cuáles son las condiciones necesarias para el aprendizaje del perro?

Las condiciones ideales para el trabajo y aprendizaje de tu perro es que se encuentre en reposo y el nivel de excitación cerca de cero.

Te puede interesar:  Perros agresivos: cómo identificarlos, qué hacer, soluciones

Debes entrenar a tu perro donde los estímulos sean limitados y puedas controlarle (en tu casa, por ejemplo).

Le atarás con su correa y, sobre todo, deberás armarte de paciencia y darle su recompensa favorita.

De qué manera llamar al perro

La llamada para que regrese el perro es, a menudo, mal entendida por el animal. Peor aún, puede entender algo diferente a lo que quieres decir. La mayoría de las personas gritan el nombre del perro para que regrese.

El perro escucha y mira esperando recibir una orden específica, como “Rex, siéntate”, pero no le sigue nada a su nombre. El propietario cree que gritar el nombre del perro será suficiente para traerlo de vuelta pero el perro está esperando la continuación.

Dar una orden específica para que venga tu perro

Lo primero es asegurarte de que tu perro te vea. No hay necesidad de que grites si ves que está conociendo a otros perros. Acércate para conseguir su atención. Llámale por su nombre y, a continuación, dale una orden: “Rex, ven”, o “Rex, aquí”. Utiliza siempre el mismo término.

Por otra parte, el perro es muy sensible al lenguaje corporal y cuando no obedece las palabras “escucha” los gestos. Cuando al llamarle por su nombre el animal no vuelve, las personas, a veces, hacen grandes gestos de fastidio. Así es como el perro entiende que su dueño no es feliz y no se atreve a volver.

¿Dónde enseñar a tu perro para que acuda cuando le llamas?

Como llamar a mi perroPuedes comenzar con una prueba casera: bate las manos llamándole por su nombre seguido de “Ven”. Aprovecha las situaciones naturales. Sitúate en la cocina y llámale cuando le veas en el pasillo, por ejemplo. Alábale mientras le acaricias cuando acuda a ti. También puedes pedirle que se eche en su cesta diez minutos antes de la comida y, después, llamarle para comer. Repítelo como si se tratara de un juego varias veces al día.

Deberás salir a la calle cuando ya hayas practicado en casa. El primer día de aprendizaje será bastante complicado. De hecho, no estás seguro de que tu perro responda a tu llamada y tienes que asumir el riesgo de que se pueda ir.

Debes proceder gradualmente. Para la primera vez elige un espacio grande y cerrado: un gran jardín privado, por ejemplo. A continuación, puedes dejar que el perro corra libremente y pedirle que regrese cuando esté en el otro extremo del jardín.

La segunda etapa se puede realizar, por ejemplo, en un prado sin árboles donde puedas ver al perro constantemente (evita zonas cercanas a la carretera).

Te puede interesar:  ¿Cómo ayudan las mascotas a prevenir el estrés?

La tercera etapa será en un lugar donde el perro pueda “desaparecer” detrás de los árboles y regresar cuando le llames.

¿Cómo hacer que tu perro obedezca cuando le llamas?

Deja que el perro corra libremente en el espacio elegido y agáchate dando palmadas para invitarle al juego. Pronuncia su nombre seguido por “Ven” y abre los brazos para darle la bienvenida. Trata de hacer esto cuando el perro todavía esté lejos. Alábale y acaríciale como premio a su “retorno”. Poco a poco aumenta la distancia de ida y vuelta entre el perro y tú.

Si al llamarle te alejas en dirección opuesta pretendiendo no verle y haciendo ver que perdiste interés en él, se unirá a ti creyendo que te vas a alejar de forma permanente.

Debes evitar correr detrás del perro tratando de atraparle. Él lo tomará como un juego y se escapará con gran placer.

El perro acudirá a saludarte cuando llegues a casa. No le coloques la correa inmediatamente para que no se sienta castigado. Estate un poco a su lado y, después, ponle la correa y camina un momento por casa.

Puede suceder que el perro esté muy lejos con otros perros. Esto supondrá para él una estimulación extrema. Un perro bien educado debe volver a pesar de estas condiciones. Lámale y felicítale por su regreso.

Consejo de educador: nunca castigues a tu perro a su regreso

Como educar a un perroIncluso si tarda más de lo esperado, es muy importante que alabes a tu perro a su regreso. Debes evitar el castigo aunque sea tentador.

Después de dos horas de carreras por el campo pensarás que el perro está cansado (tú mismo lo estás), pero el perro no lo está y te enojarás porque no vuelve.

Quizás le castigues cuando el perro finalmente decide unirse a ti para dejar claro que estás enfadado porque el animal no llegó lo suficientemente pronto y, también, para que intuya que la próxima vez deberá volver tan pronto como se lo pidas. Pero, el perro entiende “Volví, y ahora me pega; la próxima vez, no voy a volver”. El perro asocia el castigo a su regreso y no al hecho de que fue lento para obedecer. En consecuencia, el animal responderá cada vez menos a la llamada y el dueño le tendrá siempre atado con la correa. Todo el drama viene de la incomprensión.

Cómo educar a un perro: consejos

  • No llames a tu perro para regañarle. Puede asociarlo a algo negativo y no vendrá cuando le llames.
  • Si llamas a tu perro para salir juega con él, dale recompensas y no salgas inmediatamente.
  • Usa un tono de voz amable para llamar a tu perro. Es posible que no acuda si tu voz es demasiado firme, especialmente si está acostumbrado a escuchar ese tono de voz cuando le regañas.
  • Recompensa a tu perro cuando conteste a tu llamada incluso si hizo algo mal antes de contestar.
  • Aumenta lentamente la distracción en las sesiones de ejercicio. Si tu perro falla varias veces seguidas reduce el nivel de distracciones y aumenta lentamente las dificultades.
  • Mantener a tu perro atado durante los entrenamientos evitará que se escape.
    Si tu perro no responde a la llamada, no le llames más y no le regañes. Acércate a recoger a tu perro.
  • Si huye tu perro no corras detrás de él porque verá que es un juego muy divertido. En lugar de correr hacia él, corre en dirección opuesta para que vaya hacia ti y lo vea como un juego muy divertido. Para conseguirlo, le mostrarás su juguete favorito y no se podrá resistir.
  • Si tu perro es de caza tenderá a moverse lejos de ti y necesitarás tener una voz fuerte para que venga. Puedes trabajar con un ultrasonido de silbato. La metodología es la misma: se trata de sustituir por un silbato la palabra elegida para la orden.
Te puede interesar:  Cómo enseñar a un perro a ir al baño, educar a hacer sus necesidades

¿Y si la palabra elegida ya no es eficaz?

Es importante que elijas una consigna para que obedezca tu perro antes de comenzar a trabajar la llamada.

Si la palabra elegida no funciona cámbiala por una nueva y comienza a entrenar desde el principio la asociación de la palabra con la orden. Así atraerás más eficazmente a tu perro cuando le llames.

Cómo educar a un perro para que acuda a la llamada

Qué hacer

  • Asegúrate de que te vea cuando le llamas.
  • Da las órdenes con precisión.
  • Recompénsale a su regreso.
  • Juega con él.
  • Acaríciale antes de salir y no salgas con él a la calle nada más llegar a casa.

Qué no hacer

  • Hacer grandes gestos demostrando molestia o enfado.
  • Limitarte a llamarle únicamente por su nombre.
  • No le regañes por no acudir al instante cuando le llamas.
  • Trátale con educación.
  • Cuando llegues a casa no le coloques inmediatamente la correa para salir.

Para ir más lejos, les recomendamos de mirar esas videos gratis de educación canina.

Educación canina¿Estás cansado o desesperado por el mal comportamiento de tu perro? Descarga gratis 3 videos de educación canina.

Mascota

[Total:0    Promedio:0/5]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Pin